TDC NUTRICIÓN

Health Education by TONI DURÁN

Alimentos funcionales, ¿beneficios para la salud o para la industria? Por Gregoria Cáceres (Rissel).

Son muchos los términos que se han acuñado para nombrar a este nuevo tipo de alimentos (alimentos funcionales, alimentos de diseño, nutraceúticos, farmaalimentos, etc.) aunque existen significativas diferencias entre todos ellos.

Por esta razón, lo primero que debemos aclarar cuál es el verdadero concepto de alimento funcional, entendiendo como tal “aquel que le confiere al consumidor una determinada propiedad beneficiosa para la salud, independiente de sus propiedades puramente nutritivas”…Mal empezamos porque según esta definición “todos” los alimentos serían funcionales pero no seamos “tiquismiquis” y sigamos.

El alimento funcional es aquel que le confiere al consumidor una determinada propiedad beneficiosa para la salud

alimentos funcionales1

Aunque comúnmente se cree que un alimento funcional es un producto enriquecido, existen diferentes métodos para diseñar alimentos funcionales:

– Eliminando un componente que cause un efecto perjudicial al consumidor en general o a un determinado grupo de consumidores. Ejemplos los tenemos en los alimentos sin gluten o un simple producto lácteo desnatado.
– Aumentando la concentración de un componente que previamente ya poseía el alimento en cuestión, como es el caso de determinados productos lácteos enriquecidos en calcio, zumos de cítricos enriquecidos en vitamina C, etc.
– Suplementando el producto inicial con alguna sustancia que previamente no poseía, como los productos lácteos ricos en ácidos grasos omega 3, fibra o jalea real.
– Sustituyendo un componente con efectos perjudiciales sobre un determinado colectivo. Es el caso de los productos alimenticios en los que se sustituye la sacarosa por fructosa o helados en los que se han sustituido grasas saturadas por hidratos de carbono no solubles.
– Alterando la disponibilidad de alguno de los nutrientes presentes en un alimento, con el fin de obtener un efecto positivo sobre la salud. Los ejemplos más claros los tenemos en los productos ricos en fitoesteroles que reducen los niveles de colesterol.

funcionan-los-alimentos-funcionales-para-reducir-el-colesterol.1

¿Son necesarios los alimentos funcionales, son fruto de las nuevas tecnologías o meramente consecuencia de exitosas campañas de marketing? Vayamos por partes

1) ¿Son los alimentos funcionales fruto de las nuevas tecnologías?

La respuesta es clara: SÍ. El avance tecnológico y el conocimiento de nuevas metodologías son indiscutibles en el diseño y elaboración de nuevos alimentos.
Hace unos años sería totalmente impensable la existencia de productos cárnicos enriquecidos con componentes del pescado o de yogures en cuya composición encontráramos la presencia de fibra. Enriquecer zumos con sustancias liposolubles o usar péptidos de algas para introducirlos en productos lácteos parecía ciencia-ficción.
Hoy en día, el desarrollo de la Ciencia y Tecnología de los Alimentos ha provocado la existencia de estos alimentos en las superficies comerciales…y lo que falta por llegar.

alimento_funcional3

2) ¿Son los alimentos funcionales consecuencia de las campañas de marketing?

Por supuesto. En los últimos años la publicidad de este tipo de productos es tal que a veces parece que son los únicos que podemos encontrar en los supermercados.
Un ejemplo, intenta encontrar en el súper un bote de leche entera que no contenga suplemento alguno…ni vitaminas, ni minerales, ni jalea, ni fibra…. prueba, verás que no es nada fácil.
Pero la mejor prueba del éxito de las campañas de marketing en el desarrollo de los alimentos funcionales la tenemos en los productos enriquecidos en los “nuevos” ácidos grasos omega-3.
Mucha gente no sabe que el término “omega”, que lo encontramos hasta en la sopa (nunca mejor dicho), se refiere únicamente a una nueva forma de numerar la posición del doble enlace en la cadena alifática del ácido graso. ..En vez de comenzar por un extremo de la cadena comienzo por el contrario…pero el compuesto es el mismo de siempre.

alimentos funcionales 4

Y ahora la pregunta estrella…
3) ¿Son necesarios los alimentos funcionales?

A lo largo de la historia, el hombre se ha alimentado sin la presencia de este tipo de alimentos, por lo que podemos afirmar que no son imprescindibles ya que una dieta variada y equilibrada no los necesitaría.
En los muchos debates que llevo sobre este tema siempre me encuentro con la opinión de los puristas de la nutrición. Son tajantes y en el fondo no les falta la razón: “tenemos los suficientes alimentos para que no hagan falta los alimentos funcionales”.

Pero aquí es donde, contrariamente, a las corrientes de actuales, mi opinión difiere de los nutricionistas. La primera Encuesta Nacional de Ingesta Dietética en España muestra, de forma contundente, las carencias en el consumo de determinados nutrientes por parte de los españoles.
Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición los resultados más alarmantes van referidos, entre otros factores, al poco consumo de verdura, legumbres y pescado, existiendo una gran carencia y desequilibrio en la ingesta de determinados macro y micronutrientes.
La consecuencia de todo esto es que las tasas de obesidad en adultos en España son superiores a la media europea y las tasas infantiles se encuentran entre las más elevadas.

Una vez analizados todos estos datos, la pregunta que nos hacíamos anteriormente acerca de si eran necesarios o no los alimentos funcionales, paso ahora a expresarla de otra forma:
Si a pesar de tener en nuestro país todas las herramientas necesarias para llevar a cabo una alimentación sana y equilibrada, no consumimos determinados compuestos esenciales para nuestro desarrollo…¿Es perjudicial consumir alimentos funcionales que suplan estas carencias siempre y cuando su efectividad esté demostrada?…Mi respuesta es clara: NO.

alimentos funcionales 5

Estoy totalmente de acuerdo con los puristas de la nutrición en que podemos comer equilibradamente sin recurrir a los alimentos funcionales…pero la realidad es que no lo hacemos…
Seamos sinceros… ¿Qué porcentaje de la población española ingiere 4 raciones de pescado o de legumbres a las semana? ¿Cuántos consumimos 5 piezas de fruta al día? ¿Y de hortalizas y verduras?
No seamos “más papistas que el Papa” y obliguémonos a ingerir, vengan de donde vengan, los nutrientes necesarios.

alimento funcional movi

Y entonces… ¿dónde radica el verdadero problema de los alimentos funcionales?
Una de las lagunas más acuciantes que presenta el campo de los alimentos funcionales es que, durante muchos años, no ha existido una legislación internacional que abarque todos y cada uno de los aspectos concernientes a este nuevo tipo de alimentos…y esto ha acarreado graves problemas.
La gran empresa alimentaria se ha aprovechado de esta situación para ofrecer al consumidor, a través del etiquetado y la publicidad del producto, todo tipo de beneficios para la salud…
Que si disminuían la tensión arterial, prevenían enfermedades gastrointestinales, reducían los niveles de colesterol, curaban el cáncer…todo valía…hasta que se formó una comisión científica para intentar evitar los abusos…y esto a la industria alimentaria no le gustó nada de nada.

alimentacio nfuncional industria

¿Sabían ustedes que esta comisión, constituida para evitar que se publicitaran en los alimentos funcionales determinados beneficios no demostrados científicamente, se reunió durante casi dos años llegando a un acuerdo final que fue rechazado posteriormente por otras instancias “no científicas” de la Unión Europea?
¿Se pueden imaginar las presiones existentes por parte de las grandes empresas para que un grupo de políticos se negara a aceptar lo que los mejores especialistas de alimentación mundiales habían acordado?
Afortunadamente, actualmente ya existe un reglamento que empieza a hacer estragos entre las empresas implicadas en la formulación de alimentos funcionales, obligándolas a demostrar todo lo relativo a su eficacia y toxicidad con el fin de minimizar el posible fraude …Y la industria alimentaria está que trina…

alimentos funcionales 6

Prueba de ello es una serie de preguntas que dejo en el aire… ¿Se han pasado los Lactobacillus al lado oscuro de la fuerza? ¿Y los famosos frutoligosacáridos? ¿Qué está pasando con el Actimel? ¿Por qué las grandes multinacionales alimentarias critican abiertamente a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria?…

Alimentosfuncioimagenes

Autora: Dietista-Nutricionista Gregoria Cáceres (Rissel).

TDCNUTRICIÓN

tdcnutricion@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: